LIVING IN THE UK

16142687_10210908943653454_282175938721008336_n

                                                                                           

LIVING IN THE UK

 Cierto día, decides que ya es hora de que tu inglés mejore, sin tener ni idea de que eso cambiará tu vida para siempre. El día que entré por la puerta de la academia Stirling School of English de Ponferrada no me podía ni imaginar lo que estaba por llegar. Un test de nivel con resultado intermedio bajo fue el comienzo. Volver a la lista de verbos irregulares, a la ‘’s’’ de la tercera persona del singular del Presente Simple y tantas otras cosas que se habían quedado olvidadas años atrás. Casi sin ser apenas capaz de construir una frase con sentido las clases fueron siguiendo su curso y poco a poco le fui cogiendo el gustillo a eso de estudiar inglés. La razón fue que a diferencia de las aburridas clases de inglés del colegio que sólo se centran en la gramática, en esta academia también le dan importancia al speaking y al listening. Ya sea haciendo ejercicios, traduciendo canciones o contando las aventuras del fin de semana, la forma en la que se aprende inglés es amena y entretenida y fue precisamente eso lo que me motivó a dar el siguiente paso. Tras tres meses en Stirling School of English y casi sin pensarlo mucho me lancé a la aventura de pasar unos meses viviendo en Reino Unido. Desde el primer momento en que les conté mis planes a los profesores ellos me animaron mucho y me motivaron a hacerlo. Y así fue como esas frases inventadas que escribía en un papel esperando a ser corregidas han pasado a ser frases reales, necesarias para el día a día.

En mi caso, he decidido venirme a trabajar como Au pair. Vivir en una familia inglesa, cuidar a sus niños y aprender sus costumbres, y la verdad es que no hay un solo día que no aprenda algo nuevo. Pero sea cual sea el motivo, la experiencia de vivir en otro país es algo inolvidable, que nunca deja de aportarte cosas nuevas.

Está claro que si no hubiese tomado la decisión de estudiar inglés no estaría viviendo nada de esto, la cual es una experiencia que recomiendo vivir a todo el mundo. No sólo por el hecho de poder conocer sitios nuevos, sino también por lo gratificante y el bienestar que produce el poder comunicarte en una lengua que no es la tuya, desde el pedir en una cafetería y que te entiendan a la primera hasta el hecho de relacionarte con personas de cualquier parte del mundo.

Por lo que si de algo me he dado cuenta en el poco tiempo que llevo viviendo en el Reino Unido, aparte de que el cielo gris también tiene su encanto,  de no saber nunca a qué lado de la calle tengo que mirar cuando cruzo y de que los ingleses hacen cola para todo, es que el inglés es algo más que memorizar tiempos verbales, el inglés es algo que te abre las puertas de un mundo que ni siquiera imaginabas.

 

Andrea (Ex-Stirling Student)

Be Sociable, Share!